Izamiento de la Bandera DISTRITO DE HUAROCHIRI
"Rinconcito del Perú"
  
HUAROCHIRÍ, PERÚ
www.huarochiriperu.com
PLAZUELA SUCRE DE HUAROCHIRÍ
Por Pedro P. Inga Huaringa

La Plazuela Sucre es uno de los más antiguos de la ciudad de Huarochirí, que tiene tanta historia y recuerdos. Su origen se vincula para conmemorar el primer centenario de la Batalla de Ayacucho, el 9 de Diciembre de 1924. Se encuentra en el costado norte de la Iglesia Santa María de Huarochirí, muy cerca de la Municipalidad del Distrito. Durante años, seguía siendo el punto más importante de la ciudad, donde los visitantes, comerciantes y compradores se congregan para hacer transacciones y disfrutar del ambiente. Es el símbolo del patriotismo peruano, con un perfil distintivo de un pueblo andino. Desde la plazuela se puede admirar las Torres de la Iglesia principal, y al este se encuentra las montañas del nevado Pariakaka. El arte de esta plazuela es austero, pero patriótico.

Este escrito es para dar un toque de luz a la discusión de la historia de la Plazuela Sucre de Huarochirí, con el deseo de aportar eventos y experiencias vividas, que ojalá sirva a la juventud huarochirana interesadas en saber su origen y conservar la historia de sus antepasados.

SU HISTORIA

El patriotismo de Huarochirí ha florecido a través de cinco siglos, como un testimonio permanente de los primeros líderes de la ciudad cuyos sacrificios y perseverancia han construido la Plazuela Sucre, sobre lo que antes era un cementerio.

Entre los años de 1536 o 1537, durante la fundación de la ciudad de Huarochirí por los conquistadores, también han creado la Iglesia, la Plaza y el Cementerio. Este acto era el distintivo de fundación de los españoles de un pueblo durante a aquella época, teniendo en cuenta que también trajeron el idioma y la religión que hoy hablamos y  profesamos. Por más de tres siglos, el lugar de la plazuela actual era considerado sagrado, porque allí se realizaba el entierro cristiano durante la época del coloniaje. La glorificación de nuestros muertos fue cuando el cementerio fue trasladado al actual lugar, quedando el área de la plazuela libre para definir nuestra identidad. Otra importante consecuencia de su historia nos ha dado valores culturales cargado de eventos, como un imponente del pasado, que comenzó antes de la llegada de los españoles.

En Diciembre de 1924, en la ciudad de Huarochirí, como parte de las festividades de conmemoración del primer centenario de la Batalla de Ayacucho, los cuales estuvieron encabezados por el acalde don Claudio Segura, juntamente con sus municipales. Reunidos decidieron crear la Plazuela Sucre en honor al héroe de la batalla de Ayacucho, quedando como resultado un lugar brillante escenario inmortal de la libertad peruana. En efecto, la plazuela fue designada como un lugar patriótico e histórico, y un altar para los héroes de la libertad. En cierta forma, recordando las palabras de Sucre: “De los esfuerzos de este día depende la libertad de Sur América”. En esta conmemoración del Centenario de la Batalla de Ayacucho los invitados de honor don José Lino Contreras y esposa, a fin de desarrollar nuestra propia cultura, emocionados se ofrecen con entusiasmo y valentía la donación de un busto de bronce del Mariscal José Antonio de Sucre, con su pedestal y pavimentación de las veredas en la “Plazuela Sucre”. En este proyecto, la construcción duró casi cuatro años. Los materiales se compraban y se transportaban desde Lima, usando caballos, mulas y burros, porque  no existía carretera a Huarochirí. La arena y el hormigón eran traídos del rio Mala con mucho esfuerzo humano, porque no había las herramientas actuales. Todo este trabajo era de una de las paradojas extraordinarias para que Huarochirí adquiera una categoría patriótica, honrando a los héroes inmortales de nuestra historia.

En 1928 para su inauguración y apertura, construyeron varios bancos de cemento, como el de las de la Plaza Italia en Lima, con detalles decorativos de la Industria, y las áreas verdes fueron decoradas con flores, y césped de la región. Con la llegada de la fecha central, el hijo del donante don Gregorio Contreras, acompañado del nieto don Fernando Contreras, hicieron entrega del proyecto a la Municipalidad del Distrito de Huarochirí. El  mismo día, por su parte, la Municipalidad el 9 de diciembre de 1928 inauguró la Plazuela Sucre, el busto del Mariscal José Antonio de Sucre, pedestal y veredas pavimentadas, presidido por el alcalde don Clímaco Cuellar. En aquella época no había la prensa presente en Huarochirí, para tomar fotos y describir los términos y el resultado de este proyecto. Quizás el viajero primerizo podía quedar admirado al ver un proyecto concluido, en un rinconcito del Perú.

Después de dos años se realiza el reconocimiento. En 1930, el donante don José Lino Contreras fue reconocido por el alcalde don Calixto Huaringa Rojas, quien fue uno de los redactores del texto de reconocimiento. Junto con los miembros de la Municipalidad, don Antonio Tello, Nicolás Macavilca, Benito Tello y Juan Macavilca, firmaron en un pergamino describiéndole como el filántropo huarochirano. Además, porque fue una persona que ha creído en la libertad económica, luego el hijo y los nietos llevaron la antorcha de filantropía a favor de Huarochirí. Esto fue un acto decisivo para Huarochirí, que fue sellado y firmado en los libros de la Municipalidad.  Luego más de 60 años al servicio del ornato público huarochirano, el monumento y la Plazuela se iba deteriorando por el descuido generalizado del centro de la ciudad, condujeron a una profunda decadencia, que le dio muy mala fama al lugar y alejó a sus visitantes.

En 1988, el alcalde distrital don Otón Cuellar envía un oficio a la familia Contreras, notificando la preservación del patrimonio del monumento y el futuro de la Plazuela Sucre. Todo esto fue una responsabilidad digna para los nietos don Fernando, doña Carmela y bisnietos de la familia Contreras. El concepto del diseño inicial fue dibujado por el Doctor Walter Sacsaquispe, y el diseño oficial fue desarrollado por el Ing. Faustino Contreras Chucle, con asistencia de ingenieros de la Ciudad de Dallas. La colaboración del capital provinieron de los Estados Unidos, obtenido con esfuerzo y sacrificio por nietos y huarochiranos que luchan día a día por una vida mejor, en todas las actividades imaginables, por el cual se agrega el Obelisco para dar honor a “Dos héroes por la libertad”, Jorge Washington y el Mariscal Antonio de Sucre, por sus sacrificios por la Libertad de América. Dos años después, los trabajos comienza a cargo de los nietos don Fernando Contreras Chucle, Pedro Lino Cuellar Contreras y doña Obdulia Contreras García, quienes trabajaron arduamente adquiriendo materiales, contratando albañiles de Lima y supervisión de los trabajos para quedar bien con su pueblo. Cuando la Plazuela y los monumentos ataban terminados, se pintaron los sardineles de color amarillo, se instala las rejas, dos reflectores para el alumbrado eléctrico de la plazuela, y se hace una limpieza total para la inauguración.

El 30 de Julio de 1995, la fijada fecha para la inauguración, hacer entrega del proyecto al alcalde de la Municipalidad de Huarochirí, Ing. Beethoven Cuellar, con la condición de su apropiado mantenimiento y conservación, con respeto y dignidad original. Con la participación de don Fernando, doña Carmela, Pedro Lino, Obdulia y resto de la familia Contreras, se hiso la preparación y la inauguración. Presente los dignitarios locales, la profesara Celia Contreras y la participaren el Club de Madres, presidida por la Sra. María Tello. Luego, música viva con característica huarochirana, discursos, champaña y chicha para recordar que don José Lino Contreras ha muerto, pero sus obras siguen vivas. La filantropía de la familia Contreras continúa con sus donaciones por generaciones. Todas estas donaciones  quedan en evidencia que la familia Contreras siempre ha apoyado con orgullo a su tierra natal.

En el 2000, la atención y esfuerzos en la construcción de carreteras, la Municipalidad descuidó el mantenimiento de la Plazuela Sucre, repitiéndose lo del pasado; sin embargo el alcalde Ing. Beethoven Cuellar reacciona a sus críticos con actos y hechos positivos. Los jardines fueron restaurados, las rejas pintadas y hoy la plazuela cuenta con un baño moderno que sirve para el público y visitantes.

En 2014 y 2015, la “Plazuela Sucre” fue profundamente alterada, la administración del alcalde Guillermo Cuellar Yacsavilca casi eliminó el diseño original, utilizando el Obelisco a Jorge Washington como si fuese un pedestal para un queso. Esto inspiró a más preguntas que respuestas, a más críticas que soluciones. No podemos dejar de preguntarnos, porqué profesar actitudes de intolerancia para con la crítica sea una razón  suficiente para destruir el diseño original de la Plazuela Sucre. En vez de un acercamiento a la figura de Washington y Antonio de Sucre, resulta un alejamiento sin prestar especial atención lo que la Plazuela Sucre representa (Libertad de América) al nivel que Sucre desarrolló su intervención en la lucha por la independencia de una parte iberoamericana. Esta alteración lo vemos, con angustia creciente, ir desapareciendo las obras de sus benefactores, pueden estar muertos, pero humillarlos de su contribución después de muertos, mutilando su obra es un insulto adicional a la familia Contreras.

La primera tarea del nuevo alcalde fue accionar a las cartas de reclamos de la familia Contreras y huarochiranos de Estados Unidos, y luego retira el “queso” del Obelisco. Por esa acción va nuestra gratitud, y esperamos quede en claro cuáles son deberes patrióticos y cuales son deberes regionales. Como se dice siempre, cada cosa en su lugar, un sitio para cada cosa. Es un hecho decisivo en una sociedad abierta, donde alcanza los niveles de conceso, se debería planificar en crear un nuevo Parque de Tradiciones para albergar todo lo regional, con un campo ferial, una loza deportiva, un falco para presentaciones musicales y danzas regionales. Esta iniciativa puede tener un impacto importante en las futuras generaciones de huarochiranos aún no nacidos. Para una conclusión feliz, esta idea podría cambiar nuestra ciudad para siempre, porque “tenemos que honrar el pasado, modelar el presente para dar forma al futuro”.

Para comentarios sobre la alteración de la Plazuela Sucre, que son bien venidos. click aquí, que son bien venidos.

Dallas, Junio 2015

Actualizado: June 2016

REACCIONES

La Plazuela Sucre, ocupa un lugar importante en el corazón de Huarochirí. Desde su creación, los donantes tuvieron que realizar grandes esfuerzos para conseguir los elementos claves para su construcción. Hoy estamos llamados a preservar las obras de nuestro patrimonio para satisfacer las necesidades patrióticas de hoy y para el futuro. Los líderes huarochiranos de aquella época sentaron las bases, en un propósito común, para la prosperidad del patriotismo que existía, en una rica tradición y con un propósito resuelto.

Esperamos que aquel compromiso inspire a la nueva generación, y reconozcan el valor de la Plazuela Sucre, que ha proporcionado durante años un área verde con jardines a la comunidad huarochirana, reconociendo ese valor, se hizo efectiva la renovación, casi total, de la Plazuela Sucre en 1995.

LA PLAZUELA SUCRE ORIGINAL

La Plazuela Sucre original
Foto de la Plazuela Sucre, antes que fuese alterado de su diseño original

La Plazuela Sucre fue renovada en 1995, con Monumentos de “Dos Héroes” por la libertad de América.

MONUMENTOS DE “DOS HÉROES”

Monumentos de Dos Heroes
Obelisco a Jorge Washington y monumento al Mariscal Antonio de Sucre

Fue renovado en 1995, con el Obelisco a Jorge Washington y el Mariscal Antonio de Sucre

La Plazuela Sucre actual alterada

Plazuela alterada
Foto de la Plazuela Sucre, después que fue alterada en 2014-2015.

COMENTARIOS

Dallas: Lamentablemente, la ignorancia y la ineficiencia que acompañan, como su doble, es una mala decisión de este tipo que dejan muy mal con la Familia Contreras. Los huarochiranos en el exterior lo sabemos de sobra. Es bueno recordar que la Plazuela Sucre ha sido la actividad más patriótica del pensamiento liberal huarochirano, porque los líderes de aquella época eran ciudadanos que han honrado a los grandes hombres del pasado.

Dallas: Hemos seguido muy de cerca lo que ocurre hoy en día en Huarochirí, no escuchamos la opinión de los jóvenes, ya sea en contra o a favor de la alteración de la Plazuela Sucre. Esto sugiere que los jóvenes de hoy no están interesados en la historia, que no les importa lo que sucedió en el pasado. Que si fuera así, Huarochirí carecería de voz propia. La historia patrimonial no se puede alterar o cambiar, porque ya está escrita con hechos.

Houston. La respuesta civilizada de la Familia Contreras es optada con serenidad y preocupación, pero reserva su derecho de expresarse libremente su desacuerdo con las alteraciones y cambios al diseño original de la Plazuela Sucre, que va contra el patrimonio de nuestros antepasados.

Lima. Como confirmación de este comentario, es nuestra decisión muy cortés exigir que el Obelisco retorne a su diseño original, porque en vez de eliminar las críticas, solo se ha conseguido que se multiplique.

Lima: Parece tan increíble que a alguien se le haya ocurrido poner un queso sobre un Obelisco, es algo tan descabellado, inmediatamente vieron este cambio debieron protestar los residentes de la ciudad de Huarochirí.

Cualquiera que sea el resultado, “nosotros amamos a Huarochirí, nada más importa”.