Img
HUAROCHIRI Rinconcito del Perú

Bandera del Peru

Bienvenidos a Huarochirí

En esta parte de la provincia de Huarochirí, Perú, se encuentra una de las regiones más pintoresca de las tierras altas andinas del Perú, desde antes de la invasión europea del siglo dieciséis hasta fines del siglo dieciocho. Huarochirí fue parte de una antigua cultura que tiene una larga historia. Pachacutec dejó sus huellas en esta tierra, los Ayllus fueron señores de este territorio, y los conquistadores llegaron y fundaron la ciudad de Huarochirí, con todas las consecuencias que ello conlleva.

 Los amantes de la cultura disfrutaran con toda seguridad de una visita a Huarochirí que era parte de una vasta comunidad a la que hermanaban su historia, su geografía, su población y su vida social. De paso puede ver un precioso panorama de los alrededores. La imponente plaza Julio C. Tello, es una de las más bonitas de la provincia. En ella ocupa un lugar prominente de la estatua de Julio C. Tello, el científico y arqueólogo peruano más destacado.  Por eso, hoy es reconocido Huarochirí como  “Rinconcito del Perú”.

Este Rinconcito del Perú, como todo otro pueblo tiene su cultura, su pasado, su presente y un futuro. En el pasado fue tierra de los Ayllus, fue apasionantes historias durante el coloniaje, fue escenario del “Primer Grito de Independencia del Perú. Fue tierra natal de Julio C. Tello. Por mucho tiempo su población ha tenido que luchar para un futuro mejor. Han construido sus escuelas, sus caminos, acueductos, represas y su carretera para comunicarse con la Capital Lima. Hoy es tierra de maestros, músicos y artistas. En el futuro será una vertiente de técnicos y profesionales, en una síntesis fecunda, rica y equilibrada de estudio, enseñanza y acción.

Así, este Rinconcito del Perú ha recorrido un largo camino y ha crecido lentamente. Ha visto a su comunidad luchar construir y soñar. Ha alimentado a sus hijos y a sus nietos. Algunos jóvenes de la media edad salieron buscando generarse el sustento o retos para una mejor educación y se marcharon de esta región, incluyéndome. Muchos han hecho raíces en cualquier otro lugar y no han regresado. Como consecuencia, este vacío ha dado finalmente, el resultado en implementar un colegio de secundaria y un instituto superior. También, se tradujo en serios planes de mejorar las vías de comunicaciones para entrar a la modernidad. Los jóvenes que gradúan del colegio de secundaria, por falto de puestos de trabajo emigran a Lima y buscan de otras oportunidades, quedando un vacío, esperando que sea temporal.

Por suerte, queda todavía hombres y mujeres de las comunidades campesinas que luchan por mantener y mejorar su estándar de vida en su pueblo, un pueblo clásico que representa el pasado, representa el presenta y en rumbo al futuro para que refleje en los reflectores de progreso de un sistema en un “Rinconcito del Perú”.

Todo esto ha determinado, que la verdadera riqueza de este distrito son, pues, las mujeres y hombres que lo poblaron y lo pueblan. Las grandes civilizaciones Inca y pre-Inca que prosperaron en este suelo fueron el resultado de los pactos y compromisos que hicieron y la naturaleza consagraron para ser posible el florecimiento de la vida y la cultura de esta región.

Creemos que en un escenario globalizado que reclama de sus autoridades mayor acción y creatividad de respuestas tecnológicas y humanas. La herencia andina no es una apelación al arcaísmo sino a un repertorio vigente de valiosos recursos y capacidades que Huarochirí dispone hoy para una sociedad competitiva y continuar viviendo en este “Rinconcito del Perú”.

© Pedro Pablo Inga Huaringa