Izamiento de la Bandera DISTRITO DE HUAROCHIRI
"Rinconcito del Perú"
  
HUAROCHIRÍ, PERÚ
www.huarochiriperu.com
Bienvenido

Huarochirí Perú  es una página que permite conocer la historia, tradiciones, acciones y la gente de una ciudad llamado Huarochirí “Rinconcito del Perú”. La ciudad de Huarochirí situada al oeste de Lima, cerca los Andes, ha sido célebre por su espíritu clerical jesuita y tradicional, por su clima y limpieza de su cielo, lo sobraso de sus quesos y su regionalismo. También, por la rebeldía de Francisco Inka, tuvo su punto en forma del primer grito de independencia del Perú en 1570. Desde entonces Huarochirí, como todos los pueblos del mundo, ha pasado por diferentes etapas culturales, sociales y políticas. Su condición geográfica es muy espectacular y se debe a que su territorio se encuentra cerca de los Andes, al este del nevado Pariakaka.  También, es espectacular por que se encuentra ubicado sobre lo que era, hasta el siglo XX, la ruta principal para comunicarse desde la ciudad capital virreinal de Lima hasta la capital Inca del Cuzco.

Huarochirí es “Rinconcito del Perú”, porque solo le sigue a la sagrada capital incaica del Cuzco en su influencia sobre la imagen mundial de la historia y cultura andina. Fue en este rinconcito, la futura capital de la provincia, donde en 1570 los primeros Jesuitas establecieron uno de sus famosos colegios para hijos de los locales para enseñar la escritura, la música y la doctrina católica.

Huarochirí es  “Rinconcito del Perú”, porque allí se llevó a cabo una rebelión social encabezado por el líder Francisco Inka del distrito de Lahuaytambo, apoyado por indios armados y en ella se dio muerte al corregidor, su teniente y catorce españoles. El descontento social era crucial para la colonia española, pero la rebelión se extendió desde Oruro a Huarochirí. 

Huarochirí fue la “tierra de los ayllus” por que  formaban parte de los Anan Yauyos, mas tarde fue conquistado por el Inca Pachacútec. Huarochirí fue la “tierra de magos”, porque el Padre Dávila ha comprobado que los antiguos huarochiranos no eran brujos como  crin los españoles. Huarochirí fue la “tierra natal” del hombre científico y sabio Dr. Julio C. Tello, conocido antropólogo, conocedor de las costumbre y tradiciones de su pueblo. También fue cuna natal  de la figura del Profesor Sixto Cahuaringa Inga y otros hombres del saber, de profesionales que están triunfando en Perú y en los países desarrollados del mundo.

La gente, de la nueva generación, tanto en Lima como en Huarochirí  es progresista, ocupan puestos que vinculan públicos urbanos y rurales, dueños de puestos de mercados y tiendas, empresarios y comerciantes minoristas y mayoristas. Muchos  son músicos  y por sus talentos musicales y artísticos  resaltan tanto en el Perú como en el exterior. Muchos escuchan a Radio Inca, una emisora popular especializada en música que se dirige a una audiencia nacida en Huarochirí.  Pero lo mejor es que muchos son educadores, no solo educan y preparan, sino que están haciendo un impacto positive para mejorar el estándar de vida de los futuros ciudadanos.

Ahora, mucho de nuestro patrimonio del pasado nos sentimos orgullosos, con ese estimulo lo hace único a Huarochirí, aunque lento, ya entró a la modernidad. Lo cual permite a los visitantes sentirse transportados del presente a épocas antiguas y desde luego disfruten y aprecien las culturas de nuestro patrimonio. Pero atraer al visitante, consiste fortalece las reglas de cambios para salir de un pasado hacia un futuro con una visión y misión de progreso. Por ejemplo, la ciudad necesita, entre otras facilidades, mejor vías de comunicación, mejor transportes, hoteles y restaurantes para el turismo. De esta manera Huarochirí se convertirá en un imán de atraer a los visitantes y obtengan una experiencia fuera de lo común, frente a las expresiones del patrimonio cultural de una ciudad cerca a las montañas del Pariakaka.

Atentamente,

© Pedro Pablo Inga Huaringa

Actualizado: Febrero 2018

Una chica huarochirana, en su vestido típico de la región sur de Huarochirí, que se conserva de generación en generación.

Taza Huarochirana